14 Casas en Nueva York

Debo algo a mi futuro.

Cuatro meses increíbles de mi vida que necesitan ser escritos.

Uno de mis principales sueños siempre ha sido escribir un libro. Digo libro por no decir memorias, no sé qué concepto lo definiría mejor pero seguro que tiene que ser algo largo, que ocupe las horas de la gente. Me gusta pensar que entre las catorce horas que pasamos despiertos alguien me regale una media hora para leerme. Que luego se ponga a hacer otra cosa y que tiempo después, vuelva impaciente a estas hojas para continuar con la historia. Hasta ahora, todo lo que he escrito han sido textos esporádicos que guardan poca relación entre sí. Con ese contenido tan aleatorio no se pueden escribir unas memorias. Sin embargo, siento que estos últimos meses que he vivido merecen la pena ser contados desde el minuto uno que me monte en el avión el día 10 de Mayo hasta que aterricé de nuevo en España.

La verdad es que si me conoces un poco sabrás que tengo 5 diarios que cuentan mi vida desde que tengo casi capacidad de razón. El primero de todos lo escribí cuando tenía 12 años y desde ese momento me han acompañado en todos mis viajes, desahogos, amoríos, o desamoríos, en general todas mis batallitas. Pero siempre lo hago de una forma más personal, no con una finalidad predeterminada de enseñárselo a la gente. Es algo como – Si a alguien le gusta, que lo lea, si no, pues no. Me da igual. Ahora no va a ser así, quiero explicarte precisamente a ti, el caos que ha sido mi vida durante este tiempo, con todos los detalles. Estoy segura de que se puede aprender mucho de ello.

Mientras estaba en Chicago recibí una increíble oferta de trabajo. Hacer unas prácticas en el Consulado de España en Nueva York durante todo el verano. Al principio lo veía todo muy turbio. Pensaba: dónde voy a quedarme, es mucho tiempo, llevo ya todo el semestre fuera en EEUU, si no son prácticas de mi universidad no sé si me las van a aprobar, sé poco de derecho consular, no son remuneradas y no les va a hacer ni una pizca de gracia a mis padres pagarme un verano en una de las ciudades más caras del mundo… bla bla bla. Realmente me estaba poniendo limitaciones a mi misma. El canciller, que para los que no lo sepan, se encarga de todo el tema de recursos humanos en un Consulado, llevaba ya tiempo pidiéndome una respuesta. Yo todo el rato posponía la decisión. Entonces, un día en casa, mi compi de piso, me enseñó un video que decía “Do what you cant” – Haz lo que no puedes. Fue tan determinante ese video, que inmediatamente escribí al Canciller aceptando las prácticas.

Firmé un contrato para pasar 4 meses en Nueva York sin tener ni idea de donde iría a vivir ni nada. Ese situación de apuro fue la que me obligó a ser optimista y a buscar soluciones en vez de excusas. Me puse a escribir a amigos de mis padres por si podría trabajar de Au pair en sus casas, me inscribí en una página web llamada “Workaway” en la que intercambias una cama por trabajo, pregunté a amigas si conocían a gente en la ciudad que me pudieran dar un trabajo part-time etc. Resultados? Muy pocos. Esas familias de las que hablaba me hicieron el mayor “next” de la historia, los posibles trabajos que me ofrecía Workaway estaban todos relaciones con ordeñar vacas, cabras o animales parecidos en granjas a 1 hora de la ciudad – algo muy poco compatible con tener que estar a las 8:00am en el trabajo, y esas amigas en las que también me apoyé, se sumaron al club del “next”. En general, cada vez rondaba más por mi cabeza ese sentimiento de: Ay sara… en lo que te has metido colega.

Un día, viendo que el verano estaba a la vuelta de la esquina, se me ocurrió una idea. Couchsurfing. Una página web en la que, básicamente, te quedas en casas de gente desconocida para hacer intercambio cultural. Yo también pensaba al principio igual – Por qué una persona, de la forma más desconsiderada, va a querer meter a alguien que no conoce en su casa? Pero todo consiste en probar. Si sale mal, ya sabrás que no repites, pero y si sale bien?. La primera experiencia couchsurfing que viví fue en Maastricht y puedo decir que ese host, Simba, es una de las personas más especiales que he conocido. Hacer una barbacoa con su familia en su casa de campo, recoger las verduras del huerto con ellos, que un especialista en los detalles te explique todo los tipos de flores del bosque etc. Estos detalles amigos, no se viven haciendo un turismo normal. Pero a parte de Simba, tengo muchas otras historias más. Cuando Mat me acogió en Berlín y vino después con su amigo a mi casa en Madrid. Recuerdo que una noche cocinaron ellos y luego tuve que hacer de traductora durante toda la cena para que mi madre pudiera enterarse de algo. Que divertido fue!

Como mi experiencia con esta pagina web fue muy buena, se me ocurrió que sería genial estar cada semana de mi verano en Nueva York en una casa diferente. Enviaría aplicaciones a todo el mundo y ha medida que me fueran confirmando iría rellenado un calendario. La idea me entusiasmó. Vivir cada semana en un lugar distinto, con gente de todo tipo, llegar a las 8am al trabajo desde una linea de metro distinta. Seria todo mi día una montaña rusa de emociones.

Al final así salió y esto que lees, forma parte de la introducción de unas memorias que quiero hacer sobre como fue mi vida en cada una de esas casas. Lo único que va a estar un poco maquillado son los nombres de las personas y sus direcciones pero todo lo demás está vivido con pelos y señales. Periódicamente iré publicando cada una de las estancias en las diferentes casas. Es posible que quizás no lo acabe, quién sabe. Pero la intención es esa.  Espero que os guste. Digamos que este sería el índice:

Capítulo 1:  11 – 17 May – Alfred – 20 Park Avenue. Midtown. Manhattan.

Capítulo 2:  01 – 07 Jun – Jorge – 43rd with 2nd Ave. Midtown. Manhattan.

Capítulo 3:  07 – 09 Jun – Max – 28 Delancey street. East Village. Manhattan.

Capítulo 4:  09 – 13 Jun – Mat – 53 Hester Street. Lower East Side. Manhattan.

Capítulo 5:  13 – 16 Jun – Edin – 477 7th Ave. Prospect Park. Brooklyn.

Capítulo 6:  16 – 20 Jun – Ben – 196 Tompkins Street. Bedford. Brooklyn

Capítulo 7:  20 – 02 Jul –  Alfred – 20 Park Ave. Midtown. Manhattan.

Capítulo 8:  02 – 04 Jul – Sergy – 212 Wyckoff Ave. Bushwick. Brooklyn.

Capítulo 9:  04 – 09 Jul – Frank – 157 Ellery Street. Broadway Triangle. Brooklyn.

Capítulo 10: 09 – 14 Jul – Zac – 215 120nd Street. Harlem.

Capítulo 11: 14 – 15 Jul – Gigi – 96 Cortelyou Road. Flatbush. Brooklyn.

Capítulo 12: 15 – 23 Jul – Paul – 244 8th Avenue. Chelsea. Manhattan.

Capítulo 13: 23 – 31 Jul – James -296 Manhattan Ave. East Williamsburg. Brooklyn.

Capítulo 14: 31 – 06 Aug – Jenn – 8 East 129th. Harlem.

Capítulo 15: 06 – 21 Aug – Anie – 44 Gates Avenue. Clinton Hill. Brooklyn.

Capítulo 16: 21-27 Aug – James -296 Manhattan Ave. East Williamsburg. Brooklyn.

Solo repetí dos veces de lugar, con Alfred y con James. Por lo tanto, eso hace un total de 14 casas. 14 personas. 14 aventuras.

c3cc1a82a37193759d65a01371ce64a1
BE BRAVE. TAKE RISKS. NOTHING CAN SUBSTITUTE EXPERIENCE.

Venga, ¡a por el capítulo 1!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s